[sc:"SinglePostTopAdsense"]

El olfato es el  más desarrollado de todos sus sentidos ya que su anatomía le proporciona una sensibilidad especial para detectar a partir de los olores, tanto sobrevivientes que se encuentran enterrados bajo escombros producto de catástrofes naturales, enfermedades como el cáncer y la diabetes o seguir rastros de personas desaparecidas.  Es fundamental para los perros el sentido del olfato, y eso se puede observar en perros ciegos que aún sin ver pueden manejarse con bastante soltura y certeza tanto en calle como en su hogar.

Para tener una idea, hagamos una comparación entre el perro y nosotros.

Se estima que una persona tiene 5 a 10 millones de receptores olfativos y en cambio el perro tiene entre 220 y 300 millones.
La forma del cráneo y del hocico del perro son influyentes en el olfato ya que las cavidades nasales muy cortas o muy largas impiden la correcta conducción de los efluvios odoríferos. Son:
– los perros braquicéfalos (cráneo redondo y hocico corto, perros de presa, molosos etc.)
– los dolicocéfalos (cráneo y hocico alargados – galgos, lebreles etc…–)
– los mesocéfalos (cráneo y hocico proporcionados, anchura de cráneo)

Puede haber excepciones en alguna raza

Morfológicamente su hocico tiene en las fosas nasales, un hueso que forma unas espirales y la mucosa que lo recubre tiene muchos pliegues, lo que le proporciona una superficie de hasta 200 cm2. Una persona tiene 3 cm2.
Dado lo poderoso de este sentido, es difícil que un  perro acate una orden si está concentrado en un olor, a menos que haya tenido un entrenamiento y tenga un guía con el que haga buen equipo. (Para que tengas una idea,  el perro puede llegar a tener una sensibilidad un millón de veces mayor que el ser humano en algunos olores en particular).

El olfato del perro le permite detectar olores que se encuentren hasta a 12 mts de profundidad bajo tierra. Por cada fosa nasal huele por separado y en “estéreo” pudiendo detectar de donde viene el olor más fácilmente. Internamente, el aire también se divide permitiendo una entrada para el aire que respira y otra para el aire que “huele”.

También exhala e inhala de manera independiente a diferencia de las personas que lo hacen con ambas fosas al mismo tiempo.

Sobre el  tema de la detección de explosivos, drogas, detección de personas vivas y cadáveres, los perros se han convertido en una ayuda increíble. para ello por su puesto reciben diferentes entrenamientos y no todos se los entrena para hacer todas las actividades. (Se utilizan por ejemplo diferentes perros para detectar sobrevivientes y cadáveres, o drogas vs dinero o rastro, etc.)nariz de perro

En las aduanas o fronteras se los ve con su guía por su enorme capacidad olfativa, así como también están lugares de catástrofe, inundaciones, terremotos o derrumbes. Su olfato permite localizar sobrevivientes bajo escombros, tierra o lodo, siendo más complicado en el agua a menos que se desprendan partículas que lleguen a la superficie.

Es común actualmente que también colaboren en la detección de escapes de gas, averías eléctricas, enfermedades como la diabetes frente a picos hipo glucémicos y casos de cáncer.

Cada uno de los olores es reconocido como “signo único”, y es ubicado en la “biblioteca o archivo de olores “del perro y cada vez que el animal vuelve a percibir un olor ya archivado, reconoce a qué circunstancia corresponde sin dudarlo.

Un perro puede percibir e identificar varios olores a la vez aunque entre esos olores haya comida y otro se trate de “otro perro o un gato” corriendo por las cercanías. Y ni hablar si quien se acerca es una perra en celo.

El perro podrá percibir los olores por el suelo (rastro) o por el aire (venteo). Esto dependerá de que las partículas de olor que se desplacen por el aire o sean trasmitidas por el suelo, por rotura del material preexistente. Lo más asombroso es que se transporta en el tiempo, yendo hacia el pasado ya que con su olfato puede saber lo que pasó por cada lugar , quien estuvo, que hizo, y cuanto hace que lo hizo!

El espacio que utiliza en su cerebro es muchísimo mayor que el que usa el olfato en el nuestro. Pasa directamente sin hacer escalas en el tálamo lo que le da una percepción mayor al de las personas.

El sentido del olfato para todos los animales, en este caso para los perros, es fundamental para la vida. Lo necesitan para su vida social, por tal motivo no debemos limitárselo. En las ciudades se ha detectado que el sentido del olfato en los perros ha disminuido casi al mismo nivel que la vista por esta razón recurrente de las personas de “inhibir” su intención de oler en la calle los árboles, el suelo, las bolsas de basura.

Ellos necesitan de esa ventana de información que les dan los olores que detecta su nariz por lo que es importante que dejemos que lo hagan pero bajo nuestra supervisión. (En los lugares no controlados es importante estar atento a lo que puedan oler para evitar problemas con restos que puedan recoger, recuerden que el perro es “carroñero”

El desgaste energético que provoca  “que huelan” es muy alto, por lo que es recomendable que se realicen juegos que incluyan el olfato como canal de la actividad haciendo juegos de olor y rastreo con elementos controlados por nosotros.

Mirá este video

 

Tambien te puede interesar leer esta nota:”¿Por qué los perros se revuelca sobre el pasto, heces y otras porquerías?

[sc:"SinglePostBottomAdsense"]