(Por Silvina González Ramos) Nuestros amigos gatos tienen movimientos y posturas a veces muy cómicas. De los animales domésticos es el que más señales hace con su cuerpo para comunicar su ánimo al entorno. Muchas de esas señales tienen sentido para entenderlos mejor. En esta nota te vamos a hablar de algunas de ellas. En conjunto o por separado cómo se siente, la dirección de sus bigotes, la posición de la cola, sus orejas hablan de su estado. Es cuestión de prestarles atención. En esta nota abordaremos las señales positivas de relajación, adaptación y juego.

Gestos-del-gato

Un gato relajado: Cuando tu gato está contento y relajado se mueve y se pasea por la casa con su cola en alto en forma vertical. Sus orejas están alertas, es raro que no lo estén, y generalmente apuntan hacia los costados. Cuando nos ven y ponen la cola rígida hacia arriba, a veces con la punta algo curvada, es señal de bienvenida. Generalmente a ese gesto seguirá que se acercaran a frotar su cabeza a nuestras piernas. Los gatos que viven con otros gatos frotan sus cabezas para mostrar que “está todo bien” y si son cachorros lo harán todo el tiempo entre ellos y con todo lo que se les cruce.
El gato roza su cabeza y cuerpo contra las piernas de alguien para mostrarle su afecto y como son muy territoriales, de paso “marcan a esa persona” dejándole impregnado su olor con las marcas de sus feromonas, asi podrá identificala como “su posesión” en base al olor que deja al frotarse. Esto lo hacen por toda la casa cuando hay otro gato o perro en la misma casa y para que los otros entiendan que ese es su territorio.
Cuando veamos que se echan delante de nosotros y ruedan sobre su espalda mostrándonos su pancita, querrá decir que se encuentran seguros y confiados, ya que al exponerse boca arriba están más limitados para defenderse, por eso lo hacen, porque no nos consideran un peligro.

Un gato bien adaptado anda por la casa en posición relajada. A pesar de ello, están siempre tan atentos que, cualquier ruido fuera del habitual y conocido, hará que se ponga en guardia inmediatamente. Los felinos son muy sensibles a los cambios por lo que los cambios de muebles de lugar, la presencia de cosas nuevas, son registradas por ellos inmediatamente y en algunos casos les puede costar adaptarse. Se sentirán mucho más cómodos cuando puedan marcar lo nuevo refregándose y volverlo parte de su territorio.

Un gato charlatán: algunos gatos son muy conversadores y otros son más tímidos a la hora de expresarse con sonidos. Sean como sean de charlatanes, los sonidos expresan su estado de ánimo. Si están relajados susurran un ronroneo, como un ronquidito tenue, cortito. Así nos damos cuenta que está tranquilo y cómodo. Ahora bien, ellos también necesitan un baño limpio, agua fresca, comida rica y para eso se acercarán y llamarán tu atención de manera casi obsesiva, caminando a la par (y a veces haciéndote tropezar!) refregándose en tus piernas, subiéndose encima tuyo, o bien dando unos maullidos suaves pero audibles, que irán incrementando en volumen en la medida que no entiendas que ellos quieren algo.

Un gato con gesto alegre en su cara se puede observar mirando sus orejas y sus bigotes. Si tiene las orejas hacia delante, los bigotes hacia los costados, los ojos levemente entornados o abiertos ampliamente señala que el gato se siente curioso y feliz. Ojos entreabiertos son un signo obvio que tu gato está listo para dormir.

Un gato curioso: cuando el gato está husmeando, camina muy lento o se queda quieto y siempre será con las orejas hacia los lados. Los bigotes son muy importantes para captar lo que ocurre alrededor ya que funcionan como radares que le dan información sobre distancias y alturas. Nunca se le debe cortar los bigotes al gato por que podrán perder el equilibrio y tener cambios negativos en su conducta. Respecto a la cola la llevará en alto, estirada con leves movimientos cortos y con la punta hacia un lado.

silvi

 

Silvina es Educadora Canina y Felina Internacional, especializada en Adiestramiento Cognitivo-Emocional. (CIE N° A-1.022).