[sc:"SinglePostTopAdsense"]

Nuestros amigos nos brindan consuelo no solamente en la agonía sino también en otros momentos difíciles, como es el caso de depresión, pérdida de empleo o una mudanza. Los perros presienten cuando alguien agoniza o experimenta padecimientos ya sea por indicios corporales, por olores que solo ellos pueden percibir, y otros medios todavía desconocidos, sostienen los expertos.

perro-anciano

Como veterinaria de un hospicio, Jessica Vogelsang sabe cuánto pueden significar las mascotas. Dirige la organización Paws Into Grace en el sur de California, un grupo de veterinarios que suministran cuidados en las postrimerías de la vida y eutanasia para los perros en sus hogares.

La veterinaria de San Diego finalizó su primer libro “All Dogs Go to Kevin: Everything Three Dogs Taught Me (That I Didn’t Learn in Veterinary School)” poco antes de enterarse de que su madre, Patricia Marzec, tenía un tumor cerebral inoperable. El título de las memorias publicadas el mes pasado se refiere a lo que su hijito infante oyó cuando le dijeron que todos los perros iban al paraíso.

Se sabe que los perros consuelan a los enfermos al olfatear algunas variedades de cáncer, como el aliento de un paciente de cáncer pulmonar, dijo la doctora Bonnie Beaver, profesora en la escuela de veterinaria de la Universidad A&M de Texas y directora ejecutiva del Colegio Estadounidense de Veterinarios Conductistas.

Pero sobre todo se trata del lenguaje corporal. “Ellos son excelentes para detectar” movimientos frágiles, afirmó.

Algunos hospicios para ancianos tienen perros para consolar a los pacientes. “Muchos de los perros residentes conocen a los pacientes y saben que algo es diferente cuando cambia su olor o se mueven menos”, afirmó Beaver.

[sc:"SinglePostBottomAdsense"]