[sc:"SinglePostTopAdsense"]

Hace cinco meses, un joven diseñador industrial transformó lo que fue su tesis de grado en un emprendimiento laboral que tiene por fin mejorar la calidad de vida de los canes que sufren amputaciones de sus miembros o sufren problemas de motricidad.

perro protesis2

A través de las redes sociales, y con asesoramiento de veterinarios, recibió muchas consultas para ayudar a otros animales, hasta a un ñandú.

Giuliano Fazzi comenzó a realizar su primer diseño de prótesis canina hace alrededor de dos años, mientras realizaba su tesis de grado para recibirse de diseñador industrial en la Universidad Nacional de Córdoba.

La idea surgió luego de que muriera su perra de raza ovejero alemán quien sufría de displasia de cadera y necesitaba ayuda para caminar. Giuliano se quedó entonces sólo con su cría, Ringo, con quien trabajó en el diseño de prótesis para otros perros que sufren la misma enfermedad que su mascota fallecida. Pero al mismo tiempo, asistir a los perros que sufren otros problemas de motricidad como roturas de ligamentos, problemas de luxaciones o amputaciones, de tal forma de lograr mejorar su calidad de vida.

Por su tesis recibió la máxima nota y tras su graduación, comenzó a hacer algunos otros diseños a requerimiento de algunos amigos, hasta que hace algunos meses, convirtió esa tarea en un emprendimiento laboral.

Giuliano le puso el nombre de su perro Ringo a su emprendimiento laboral con el cual ya ayudó a más de una decena de perros con dificultades motrices. Actualmente está abocado a la creación de prótesis para un perro con sus 4 patas amputadas, oriundo de San Juan.

“Ringo Ortopedia Canina” se llama su página de Facebook donde refleja en una galería fotográfica los perros a los cuales ha ayudado construyéndoles prótesis a medida.

En ella pueden verse fotografías del antes y después de muchos animales que lograron recuperar su movilidad.
Según comenta, en la actualidad, recibe muchas consultas de diferentes provincias, y no sólo de canes, sino también de otros animales como un caballo y hasta un ñandú. En diálogo con un periódico cordobés, Giuliano relató que tras lo sucedido con su perra, quiso tomar recaudos y diseñar una prótesis para que “Ringo no pasara por la misma experiencia”.

“Con cada proyecto, hay que diseñar una prótesis única, consultar al veterinario, y evaluar si se puede fabricar para que le sirva al perro para movilizarse”, explicó Fazzi. Actualmente, señaló que se encuentra abocado a un caso de un animalito al cual le amputaron sus cuatro patas de cachorro por caer en un pozo de agua y sufrir posteriormente gangrena. Se trata de “Cachito”, un perro de San Juan. “Es el primer caso que tengo en el que al perro le faltan sus cuatro miembros, y que le cortaron las patas a distintas alturas. Camina con sus muñoncitos, pero se queja porque le duele. Ya tenemos hecho los moldes”, advirtió. También recibió consultas por parte de la Protectora de Animales local para otro caso en Villa Carlos Paz, ciudad donde reside, al cual también está diseñando una solución.

perro protesis

“Me gustan mucho los animales, pero no soy veterinario. Por eso siempre trabajo en conjunto con ellos, los voy consultando. Cada prótesis es distinta porque se hacen a medida. Por eso fabriqué las máquinas necesarias para hacerlas que cuentan con hormas especiales”, detalló.

Su labor comenzó a hacerse conocida a través de la web de noticias de Villa Carlos Paz, Centediario, y allí muchos lectores le dejaron sus felicitaciones por su labor y sus inquietudes por casos específicos.
“Si bien hago prótesis para perros, también recibí consultas por un caballo en provincia de Buenos Aires y hasta por un ñandú. Tengo que ver si este tipo de material plástico que utilizo permitirá ayudarlos”, comentó Giuliano.

[sc:"SinglePostBottomAdsense"]