Cortarle las orejas o la cola a los perros es algo que suelen realizar algunos dueños y que solamente sería por fines estéticos.

orejas cortadas
La caudectomía canina es cuando se le corta las orejas y colas de un perro, esta práctica se suele realizar en razas como los pitbull, doberman, entre otras. Sin embargo, ello podría ser una experiencia muy traumática para estos animales y en algunos casos producirles lesiones de por vida. Por ello, a continuación te decimos 6 razones para no realizarla:

1. No son simples cortes, son verdaderas amputaciones
La caudectomía o el corte de las orejas, ataca a cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos además de la piel. Por ello, no es muy recomendable.

2. La cola es parte de la columna vertebral
La cola está formada por vértebras y otros tejidos que son vitales para mantener el equilibrio. Cuando se le amputa, son muchas las cosas que podría no volver a hacer con absoluta normalidad, como es el caso de correr, saltar, girar o nadar.

3. La cola y las orejas son vitales para comunicarse, a veces la única, con otros animales y con nosotros
Cuando un perro mueve la cola, significa que está feliz. Cuando sus orejas apuntan hacia adelante, significa que está poniendo atención. Por ello, al cortarle la cola o las orejas estarías causándole problema de lenguaje corporal, volviéndolos prácticamente mudos.

4. Es doloroso, incluso si es cachorro, y traumático
Mayormente se suele realizar cuando son cachorros y puede ser una experiencia traumática para ellos. Sin embargo, en algunos casos se realizan cuando son adultos lo que puede ser más complicado.

5. Complicaciones derivadas de una operación y un post operatorio inadecuado pueden derivar en serias complicaciones
El tratarse de heridas abiertas, el post operatorio es fundamental. Si se produce una infección en esta parte del proceso, puede llegar hasta a nivel de los huesos y comprometer la columna. Asimismo, en los casos más extremos, puede llegar a provocar una septicemia y matar al perro.

6. Puede hacer que el animal no demuestre un comportamiento normal
Traumas, falta de socialización y comunicación, heridas y dolores innecesarios, pueden hacer de un perro normal, uno absolutamente infeliz.