¿Por qué los perros se revuelca sobre el pasto, heces y otras porquerías?

revolcandose

Esta nota surge a partir de varias consultas recibidas de nuestros lectores y en todos los casos mencionan que su perro, en algún momento en la plaza, el campo o mismo en la calle, se revuelcan en charcos, heces de otros animales e incluso en animales muertos.

Puede parecerte muy extraño y desagradable pero este comportamiento tiene sentido para ellos y es algo muy natural. Recordemos que los animales se “informan” de las novedades a través de su olfato y son los olores las noticias que detectan.

Los perros no actúan así porque les guste estar sucios y oler mal (ese tipo de apreciación sería desde el punto de vista de las personas ya que los perros no piensan en eso!), el objetivo de ese comportamiento puede tener varias razones que lo motivan.

La primera es de origen etológico y se debe a que los perros descienden de los lobos (se lo denomina “Canis lupus familiaris” según la teoría más moderna de la etología del perro y su origen). Aunque hoy los perros sean considerados una subespecie de los lobos, su comportamiento no tiene mucho que ver con aquel estilo  de vida, pero conservan características genéticas de sus antepasados. Entre estos rasgos está el instinto de caza, que puede observarse en el “juego de traer la pelota o sacudir cualquier objeto que se les arroje o correr a otros animales”. Ahora bien, ellos no necesitan cazar para alimentarse, pero como mencionamos antes, estos instintos se encuentran presentes y según ese “código histórico” que conservan será necesario que se “enmascaren” para no ser detectados por su “olor” frente a otros animales (ya que todos los animales tienen extremados “radares olfativos”. Recordemos que no solo detectaran el olor característico del animal sino también la adrenalina que se dispara al momento de la caza)

De esta manera el perro sabe que como cazador necesita “cubrirse” con un olor diferente y extremadamente más fuerte al suyo, por tal razón son los objetos fétidos los que eligen para revolcarse frente a nuestra mirada absorta.

Otra razón, siguiendo dentro de la etología del lobo y como herencia genética, podría tener que ver con que originalmente el lobo volvía a reunirse con su grupo luego de salir a cazar, trayendo olor consigo y de esta manera le comunicaba esa información a con su manada, ya fuera para advertirle peligro o la existencia de alimento. Esto mismo repiten actualmente con la diferencia que es a nosotros a los que se acercan para comunicarnos sus novedades.

De este modo se desprende otra razón posible, esta vez relacionada con las costumbres de las personas hacia ellos, porque al perfumarlos con las esencias que contienen los champús de baño, ellos perciben que pierden su olor original, les resulta molesto (no son olores naturales para ellos) y reaccionan también revolcándose para tapar “esos perfumes”. Quien no vio a su perro correr a revolcarse en algún trapo, pasto, etc. luego de bañarlo?

A diferencia de nosotros, ellos entienden como “olor desagradable” el que le pusimos al bañarlo, siendo este también uno de los motivos por los que no es recomendable bañarlos seguido. (Otra razón es porque quita una capa grasosa que se forma en su piel que los protege, que les quitamos con los productos que usamos al bañarlos y les suelen traer alergias en la piel)

De esta manera, intentamos acercarles información para comprender mejor a  nuestros amigos. Todas sus comportamientos y conductas tienen un origen y desde Muy Mascotas trataremos de explicarlas y develar todas las dudas que nos hagan llegar.

Tambien te puede interesar leer esta nota:” Como ven el mundo nuestros perros desde su nariz