[sc:"SinglePostTopAdsense"]

(Por Silvina González Ramos) ¿Por qué mi perro se lame la pata? Puede pasar que de un día para el otro notes que tu amigo de cuatro patas está muy atento lamiéndose una de ellas de forma recurrente. Puede ser por diversas razones por las que se lame o mordisquea sus patas por lo que debemos prestar atención para saber qué debemos hacer.

Lamerse-pata

Causas más relevantes:

Por dolor en la zona: puede ser por una lesión o lastimadura y eso se evidencia cuando lame solo una zona y es recurrente. Esto puede ser por herida, espina u objeto clavado, una uña rota o rasgada, (quinto dedo con uña enroscada),  algo pegoteado en la zona o los pelos enredados y tirantes, etc.

Lo primero que hay que hacer es revisar la zona con mucho cuidado, tocándolo con suavidad para no provocarle dolor y que se resista a la revisación ocular. Si nos acercamos hablándole en tono suave, como cuando le vamos a hacer mimos, se sentirá tranquilo y nos permitirá ver que está pasando. Recordá que cuando les duele o están lastimados, ellos tienden a lamer la zona. Una vez detectada la causa evaluaremos si es pertinente llevarlo al veterinario o podemos resolverlo con un poco de agua y jabón para limpiar la zona y algo de desinfectante con Iodopovidona, (tipo Pervinox). Siempre tengamos en cuenta que lo que le pongamos, luego lo va  a lamer, por eso evitemos sustancias peligrosas a la ingesta.

Parásitos externos: Los perros que pasan gran tiempo en el exterior,  en contacto con pasto en un jardín,  un parque, arenero, o en la playa, están expuestos a las picaduras y a la presencia de  pulgas o garrapatas. Las picaduras de estos parásitos son muy molestas, generalmente son muchas picaduras en la misma zona, y provocan mucha picazón.  Las garrapatas por otro lado, son de mayor tamaño y como se prenden a los pelos y luego a la piel para succionar la sangre. Estas últimas son muy molestas y nuestros amigos se mordisquean para arrancarlas, lo que puede provocar lesiones más importantes. Lamerse por esta causa, puede generar lastimaduras de intensidad severa en la zona, y además extender ciertas alergias en la piel.

Alergia: Las reacciones alérgicas pueden ser producto de picaduras de pulgas (suelen dar alergias muy fuertes) o por usar al producto que les genera una dermatitis (shampúes, perfumes, productos de limpieza en pisos o el las mantas que utiliza). Estas alergias pueden producir ronchas en patas, panza, detrás de las orejas y otras partes del cuerpo, provocando que pase horas lamiendo sus patas o cuerpo y en otras zonas puede obsesionarse  rascándose con las patas.

Ciertos alimentos pueden provocar alergias por algunos de sus componentes y esto derivar en ronchas en la piel, ya sea en cuerpo o patas y provocar que nuestro amigo o amiga se mordisquee las patas. Esto generalmente se resuelve cambiando el alimento. Aunque esta medida es de solución casi inmediata no siempre es tan fácil de detectar, por tal motivo es necesario consultar a un profesional ya que sabrá  que marca recomendar. En todos los casos al cambiar de marca de alimento, aunque sea a un producto de mejor calidad, deberán ir mezclando ambos productos un par de días en cada comida para que se adapte y no tenga vómitos.

Aburrimiento o estrés: este es el motivo más común en la  vida de un perro con poca actividad física, salidas  y/o juegos, y bajo entretenimiento mental (aburrimiento). En perros nerviosos o ansiosos, suele repetirse este comportamiento de manera frecuente. Sean perros grandes o pequeños, de raza o mestizos, la falta de actividad física y psíquica los altera y los pone obsesivos generalmente con sus patas.  Esto se ve muy seguido en animales que pasan mucho tiempo solos en la casa, sin conectarse con otros pares, ya sea perro o gato, ni tampoco con personas. Lamerse o mordisquearse las patas o una pata solamente, es una clara señal de aburrimiento y ansiedad, que da como resultado un acto obsesivo e indominable. Por más que los retes, por más obedientes que sean, ellos lo repetirán porque no pueden controlar su ansiedad. Solo se comenzará a solucionar con algún tipo de actividad.  ¿Cuál es la razón por la que no pueden detenerse? Simple, lamerse les da una sensación de alivio a su ansiedad, por el incremento de producción endorfínica que se desata con esta acción. Este incremento de endorfinas, lo calma el primer tiempo pero luego se vuelve en contra porque esta misma producción se vuelve adictiva, y puede traerle trastornos psíquicos severos y los físicos pueden ser tan graves como llegar a la amputación del miembro que lamen.

De cualquier manera, estas situaciones pueden detenerse con acciones inmediatas, inclusive algunas pueden ser puntuales reacciones a cambios externos, como cambio de casa, inclusión de una nueva mascota, y que pueden detenerse con  tranquilidad, amor y paciencia.
En este caso es muy importante consultar a un educador canino y explicar claramente las situaciones del entorno que pudieran estar afectando al animal para tomar acciones tempranas.

Otras causas:

Enfermedades de los huesos: los perros a partir de los 10 años (seniors), pueden presentar dolores de articulaciones y huesos. En estos casos, lamer las patas puede deberse a ese dolor. En ocasiones presentan síntomas de inicios de artritis. Para este problema hay una variedad de antiartrósicos muy efectivos y de avanzada que aliviarán mágicamente todo tipo de trastorno de huesos en los animales. También hay terapias alternativas que ayudan muchísimo (si no sos amigo de medicarlos), y estas terapias son la acupuntura, la homeopatía, terapias florales y fitoterápia.

Higiene o aseo: Para algunos perros, el mantenerse aseado es importante y disfrutan limpiando sus patas y esto si no es obsesivo, no trae mayores inconvenientes.

silvi

 

Silvina González Ramos es Educadora Canina y Felina Internacional, especializada en Adiestramiento Cognitivo-Emocional. (CIE N° A-1.022).

[sc:"SinglePostBottomAdsense"]